Don Alberto gana premios

Por Enrique Rivera - 23.09.2011

Esta pequeña y relativamente nueva empresa olivícola, que dirige su producción al canal Horeca (hoteles, restaurantes y casinos), acaba de ganar dos premios en Olivinus, el principal concurso internacional de aceites de oliva extra vírgenes de Latinoamérica, realizado en Mendoza, Argentina. Allí obtuvo una medalla Prestige para su aceite de la variedad favolosa, y una de oro para su ensamblaje Albero.

Pese a su juventud en el mercado, esta empresa tiene un importante pasado en la persona de su propietario, Alberto Feres Lama. Fue él y su ex socio Francisco Silva quienes crearon, en 1999, en la zona de Pencahue (Región del Maule), Olivares de Quepu, una de las primeras empresas productoras de aceites de oliva de alta calidad en Chile. Junto a firmas como TerraMater y Olave, dio inicio a una moderna y diversificada industria que en una década ha multiplicado por diez la superficie plantada de olivos, ha obtenido grandes éxitos en ferias y concursos internacionales y no cesa de aumentar las ventas de sus productos en los principales mercados mundiales.

Alberto Feres empezó Olivares de Quepu con 40 hectáreas de olivos. En tres años, la superficie plantada aumentó a 540 gracias al apoyo de CORFO Maule y de asesores italianos, quienes lo guiaron tanto en la parte agrícola como en la elaboración de los aceites. Los campos y el clima de la zona resultaron también muy apropiados para el cultivo de diversas variedades de olivos. De hecho, esta empresa fue la primera en lanzar al mercado nacional aceites de oliva de variedades específicas (arbequina, picual, frantoio, leccino), y no sólo de mezclas, productos por los que ganaron importantes distinciones.

En 2005, unos inversionistas brasileños se incorporaron a la empresa adquiriendo un tercio ella. Entusiasmados con el negocio, los nuevos socios propusieron ampliarlo considerablemente, pero Feres prefirió mantenerse dentro de un tamaño más manejable desde el punto de vista de la gestión y la calidad, y optó por venderles su parte para seguir por su cuenta su experiencia olivícola.

Vecino a Olivares de Quepu, Feres tenía un campo propio donde ya había plantado 30 hectáreas de olivos. Con lo recaudado por su salida de la sociedad, agregó otras 90 hectáreas y puso en marcha su nueva empresa, Olivares Don Alberto, de la que está obteniendo sus primeros frutos.

En la actualidad, hay plantadas allí cinco variedades: arbequina, picual, frantoio, coratina y favolosa. Esta última, de origen italiano, ha sido poco difundida en nuestro país (no conozco otra empresa que haya producido un aceite monovarietal con ella). Es un clon desarrollado por el profesor Giuseppe Fontanazza, autoridad mundial en aceites de oliva (lo llaman “el padre de la olivicultura moderna”) y uno de los asesores regulares de Olivares Don Alberto. La favolosa entrega un aceite extra virgen de alto contenido en ácido oleico (muy beneficioso para la salud), de buen equilibrio entre picor y amargor. Fue justamente el aceite de esta variedad el que recibió una medalla de oro Prestige en el concurso Olivinus, realizado recientemente en Mendoza. Lo probamos y nos pareció muy recomendable, sobre todo para quienes prefieren aceites de oliva no demasiado invasivos en sabor.

Todas las variedades son comercializadas por separado bajo la marca “A” y en una mezcla que lleva por nombre Albero (árbol en italiano), y que obtuvo una medalla de oro en el mencionado concurso.

La producción actual de Olivares Don Alberto, de unos 110 mil litros anuales, está destinada principalmente a hoteles, restaurantes y casinos del país, y a ventas a granel en los mercados internacionales. Pero debido a la maduración de los olivos que ha plantado Alberto Feres en su campo de Pencahue, esa cantidad se duplicará o triplicará en los próximos dos a tres años, obligando a su empresa a moverse hacia las exportaciones, un desafío siempre severo para los pequeños y medianos productores. De hecho, la firma ya estuvo presente, a través de ProChile, en la feria Summer Fancy Food Show de Washington DC, realizada a mediados de julio pasado, para establecer contactos con clientes y distribuidores de Estados Unidos.

Las tiendas gourmet y los particulares interesados en estos nuevos aceites de oliva chilenos pueden obtener más detalles a través del sitio www.olivaresdonalberto.cl

Comparte esto...Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+