Las hileras locas de Bisquertt

Por Enrique Rivera - 24.04.2014

La línea Crazy Rows de BisquerttHay muchos factores que influyen en la calidad de un vino. Entre ellos están la orientación de las parras en relación a las horas de sol que reciben, la topografía y el clima de un lugar, el tipo de suelo en que se nutren las plantas y hasta el trabajo vitícola que se les aplica. Pero siempre hay imponderables que hacen que un determinado sector de un viñedo sea mejor que otro, y que incluso un par de hileras se diferencien claramente de sus vecinas.

Viña Bisquertt descubrió, en viñedos de tres valles muy distintos desde el punto de vista enológico (Leyda, Colchagua e Itata), algunas hileras de parras que el marketing de la bodega no tardó en definir como “locas, desordenadas y vibrantes” por los vinos que entregaron, y que dieron origen a una nueva línea, Crazy Rows. Son –por el momento– tres tintos de variedades bastante diferentes entre sí (pinot noir, tempranillo y cinsault; $11.900 cada uno) que sorprenden, antes que nada, por su frescura y rica presencia frutal. Veámoslos por separado.

Bisquertt, Crazy Rows, Pinot Noir 2013 (Leyda)
Viña Bisquertt, Crazy Rows, Pinot Noir 2013La que pareció durante años una variedad complicada de entender, difícil de vinificar y de resultados no siempre previsibles, hoy la pinot noir se está mostrando más amable y afectuosa con los enólogos. Y es que ellos han empezado a manejar sus veleidades con mano más segura y mayores conocimientos. Desde las frescas zonas costeras están saliendo excelentes vinos de esta cepa, algunos más complejos y logrados que otros, pero todos bebibles, y ya lejos de aquellas notas “farmacéuticas” que eran dominantes en algunos ejemplares de hace una década.

El pinot noir que nos presenta Bisquertt en esta línea Crazy Rows despliega expresivos aromas de tierra y cerezas maduras, además de un toque de madera que no cubre la fruta. En boca es jugoso, de buena acidez, con algún matiz licoroso y una intensidad que no siempre se ve en vinos de esta cepa.

Bisquertt, Crazy Rows, Tempranillo 2013 (Colchagua)
Viña Bisquertt, Crazy Rows, Tempranillo 2013La variedad tempranillo, originaria de La Rioja, España, se adapta muy bien a diversas condiciones de clima. Es rústica y vigorosa, pero manejada adecuadamente y controlada su productividad, puede entregar vinos de calidad y fáciles de beber. En Chile es poco difundida, a pesar de que en las regiones de O’Higgins y el Maule, donde está la mayoría de sus cincuenta y tantas hectáreas plantadas, se dan muy buenas condiciones para su crecimiento.

Este tempranillo Crazy Rows de Bisquertt viene de un viñedo de Colchagua plantado en laderas empinadas. Tiene un aporte de 15% de syrah que le aporta fruta negra y volumen a su base de berries rojos maduros. En boca se siente algo dulce y especiado, pero de buen frescor gracias a sus moderados 13,5% de alcohol. ¡Rico vino!

Bisquertt, Crazy Rows, Cinsault 2013 (Itata)
Viña Bisquertt, Crazy Rows, Cinsault 2013La cepa cinsault, originaria del sur de Francia, de la zona de Languedoc-Rousillon, está establecida desde hace más de 70 años en Chile. Hay más de 500 hectáreas plantadas, principalmente en el valle del Itata, región del Biobío. Hasta allí llegó, junto con la carignan, como parte de los esfuerzos que se hicieron para ayudar a los pequeños agricultores de la zona luego del devastador terremoto de Chillán. Pero la suerte de estas dos variedades ha sido distinta. Mientras la carignan se ha puesto de moda en los últimos años por la calidad de los vinos que entrega, la cinsault sigue siendo considerada una simple “cargadora” (y así la llaman en el sur) debido a la excesiva productividad de sus parras: muchos kilos de uva, pero poca sustancia y acidez en sus vinos. Sin embargo, algunos enólogos ya la están mirando con otros ojos y manejándola de manera diferente, con resultados muy interesantes.

El cinsault de la línea Crazy Rows de Bisquertt es un buen ejemplo. Eso sí, la variedad aquí no está sola: tiene la compañía de un 15% de cabernet sauvignon de Marchigüe (valle de Colchagua), justamente para incrementar la acidez y estructura del vino que se obtiene de ella. También en Francia suele ir en mezclas con otras cepas, como grenache, carignan o syrah, para reforzar sus lados más débiles. Este cinsault de Bisquertt es rico en frutas rojas, notas florales e insinuaciones terrosas. En boca es vibrante, jugoso, con algunos detalles dulces que se destacan por sobre su intensa frescura. Un vino muy agradable de beber.