Pérez Cruz, pasión por el cabernet

Por Harriet Nahrwold - 17.09.2015

Pérez-Cruz, pasión por el cabernetViña Pérez Cruz presentó las nuevas cosechas de su más tradicional familia de vinos, esa que tiene al cabernet sauvignon como su columna vertebral. Se trata de tres vinos que representan una real escalada de calidad, que parte con el ya bien posicionado Cabernet Sauvignon Reserva (según el enólogo Germán Lyon, “el todo terreno” de la bodega), pasa por el delicioso Limited Edition y culmina con el refinado Pircas de Liguai.

Si bien la cabernet sauvignon no es la única variedad que se cultiva en los viñedos del hermoso campo Liguai que la familia Pérez Cruz tiene en la zona de Huelquén, la bodega apostó fuerte por ella desde sus inicios. Y no se equivocaron: están en el valle que hoy se identifica con el cabernet sauvignon chileno de alta gama, y sus Germán Lyon, enólogo de Viña Pérez Cruzparras están plantadas sobre suelos precordilleranos de diversos tipos (aluviales y coluviales), permitiéndoles obtener vinos con marcadas diferencias a partir de estos orígenes.

A pesar de tener en su portafolios otros estupendos tintos, como sus Limited Cot (malbec) y Cabernet Franc, además del sorprendente Chaski (elaborado con algo más de 90% de petit verdot), las plantaciones de cabernet sauvignon (149 hectáreas) representan el 64% de la superficie de Viña Pérez Cruz (aproximadamente 235 hectáreas), cantidad nada despreciable en el total de la superficie del Alto Maipo plantada con esta variedad.

En el ejercicio de probar estos tres vinos resulta notable comprobar cómo una misma bodega y un mismo enólogo pueden producir vinos con expresiones y complejidades tan diferentes a partir de uvas que provienen de un lugar relativamente acotado. Servidos en sus respectivas copas, ya en la nariz resulta fácil distinguir esta Pérez Cruz, Cabernet Sauvignon Reserva 2013progresión de refinamiento y complejidad. Así, el Cabernet Sauvignon Reserva 2013 (que a $7.500 me parece uno de los vinos con mejor relación precio-calidad del mercado) muestra los clásicos aromas y sabores de frutos rojos de la variedad y una textura muy grata con un final especiado. A pesar de su arista algo más comercial, con toques de vainilla de madera americana, este vino no pierde su identidad del Maipo, con sus singulares aromas de vegetación nativa que también son muy propios de esta bodega.

Por su parte, el Cabernet Sauvignon Limited Edition 2013 proviene de un sector del campo que presenta suelos aluviales más antiguos, en los que, según Germán Lyon, los rendimientos son Pérez Cruz, Cabernet Sauvignon Limited Edition 2013naturalmente menores. Tiene un agregado de un 6% de cabernet franc que le da tensión y estructura. Es un vino refinado y sedoso que, comparado con el anterior, muestra algo más de concentración y peso en boca. Es definitivamente un cabernet pulido, de rica acidez y notas especiadas, aderezado con algunos finísimos matices de madera francesa y de largo paso por el paladar.

Para terminar con este virtuoso trío de vinos, el elegante y delicioso Pircas de Liguai 2012, un cabernet sauvignon 100% que le hace honor al Alto Maipo expresando a cabalidad su origen. Algo austero en nariz, cuando se abre despliega toda su complejidad, en la que se mezclan las clásicas notas de bosque nativo con sabrosos frutos rojos Pérez Cruz, Pircas de Liguai, Cabernet Sauvignon 2012y negros, además de notas especiadas. Es un vino vibrante, que en boca encanta por sus taninos con agarre, que, aún así, son sedosos y proporcionan una textura que se disfruta largamente.

Hacia el final de la degustación, el enólogo Germán Lyon contó que la bodega está destinando importantes recursos y energías a replantar cabernet sauvignon en sus tierras con el fin de lograr cada vez mejor calidad. En ese sentido, compartió su opinión de que esta variedad funciona muy bien en dos circunstancias de crecimiento: plantada sobre suelos fríos (arcillosos) en un clima cálido, o sobre suelos cálidos (pedregosos) en clima fresco. En el primer caso, su observación es que el vino resultante tendrá una expresión más golosa, de frutos negros. En el segundo caso, su expresión tenderá a los frutos rojos y a producir niveles más bajos de alcohol. Y lo que según Lyon debería evitarse a toda costa es un clima frío con un suelo frío (o Fundo Liguai de Viña Pérez Cruz, ubicado en Huelquén, Maipo Altoarcilloso), ya que de allí el cabernet resultará irremediablemente verde.

Para dedicarle un pensamiento a una idea que no deja de ser interesante, sobre todo en un país donde todavía hay mucho de ensayo y error, y en el que aún se plantan parras sin tener enteramente en cuenta si estarán en el lugar más adecuado para cada variedad.