Gastronomía en Puerto Natales

Por Harriet Nahrwold - 14.10.2015

Gastronomía en Puerto NatalesLa Cámara de Turismo de la provincia de Última Esperanza, Región de Magallanes, organiza desde hace algunos años la Copa Gastronómica de Puerto Natales, una competencia que reconoce y premia lo mejor de las manifestaciones culinarias de esa ciudad austral. Su séptima versión se llevó a cabo en mayo, un mes que pocos escogerían para visitar la Patagonia, pero que sin embargo resultó una gratísima sorpresa y una experiencia inolvidable.

Entendiendo la importancia que tiene el desarrollo de la gastronomía en un polo turístico tan destacado como Puerto Natales, Sernatur Magallanes invitó a un grupo de periodistas que cubren el sector y a un Pilar Larraín, Fernando Luksic y Carlos Meyer, jurados del concurso Copa Gastronómica de Puerto Natalesjurado compuesto por la cronista Pilar Larraín, el chef Carlos Meyer y el restaurador Fernando Luksic a fin de que escogieran al ganador del certamen. La modalidad del concurso resultó especialmente interesante ya que cada cocinero tuvo la oportunidad de preparar, en su propio local, los platos con que competían, en tanto el jurado y los periodistas se desplazaban de uno a otro.

A diferencia de años anteriores, no hubo tema ni ingrediente obligado, lo que hizo que los platos de Restaurante Ventura, plato premiadolos concursantes variaran principalmente entre cordero, guanaco y salmón. Los tres primeros premios del certamen (en platos salados) correspondieron en esta oportunidad al restaurante del hotel Costa Australis (por su bien logrado plato “Tiempos en la Patagonia”), al restaurante Ventura (por su “Tártaro de guanaco con quínoa, vegetales y salmón ahumado”) y al restaurante del Espacio Ñandú (por un exquisito y original plato con diferentes preparaciones a base de liebre).

Restaurante Espacio Ñandú, postre premiadoLos platos dulces resultaron también una agradable sorpresa: hay en Puerto Natales una buena oferta de postres, pasteles y tartas que, junto a una taza de chocolate caliente, resultan perfectos para reponer energías. Además de quienes compitieron y ganaron en esta categoría (los restaurantes Costa Australis, Cormorán de las Rocas y el Espacio Ñandú), recomiendo darse una vuelta por Patagonia Dulce, en cuyo acogedor local hay una diversidad de dulzuras verdaderamente irresistibles.

Quisiera decir que me siento en deuda con Puerto Natales, sus restaurantes y autoridades, ya que debí haber escrito antes sobre esta magnífica experiencia, la que, por diferentes circunstancias, se ha demorado en ver la luz. Pero como ya se acerca la época de mayor flujo turístico, espero que mis palabras sirvan para motivar a otros a aventurarse por este hermoso rincón de la Patagonia chilena. Sobre todo porque, en cuanto a infraestructura hotelera y Hotel Remota de Puerto Natalesgastronómica, y aún siendo Puerto Natales una ciudad pequeña (alrededor de 20.000 habitantes), su oferta es verdaderamente sorprendente.

En cuanto a hoteles, quisiera destacar especialmente al Remota, de notable edificación y emplazado en un lugar con una de las mejores vistas sobre el largo brazo del golfo Almirante Montt, que se introduce tierra adentro, y en cuyas orillas está emplazado Puerto Natales. Rodeado de una naturaleza prístina, el Remota ofrece los más Hotel Remota, interioraltos estándares en cuanto a hotelería moderna y tiene la ventaja de estar abierto durante todo el año.

En relación a los restaurantes, no solo hay varios locales bien puestos, con buena infraestructura, sino también mucha creatividad entre quienes están a cargo las ollas y sartenes. Un clásico es el Asador Patagónico de Fernando Luksic, que no solo ofrece sabrosos corderos asados al palo, sino además productos de charcutería y salmón Restaurante Entre Vientos de Puerto Natalesahumado preparados por sus propietarios. Y entre los locales que no fueron premiados, quisiera destacar a G Sushi Patagonia, con una rica propuesta de rolls y otras preparaciones japonesas, y el Entre Vientos, que concursó con una sabrosísima y clásica fabada asturiana.

Mención aparte merecen Gladys Riquelme y Jaime Escobar, quienes con su proyecto Cava Don Hernando están comercializando en la zona vinos de pequeñas producciones que reflejen las tradiciones de la viticultura chilena y que, en lo posible, sean sustentables y tengan el sello del comercio justo. Sin duda, un grandioso aporte para una región en la que los vinos no han experimentado un salto equivalente al de la gastronomía en presencia y consumo.

Jaime Escobar y Gladys Riquelme, propietarios de Cava Don HernandoEstoy segura que el trabajo “evangelizador” de los propietarios de la Cava Don Hernando permitirá hacer crecer el conocimiento de la enorme diversidad que hoy existe en Chile en esta materia, diversidad que sería ideal poder mostrarles a los visitantes extranjeros, que a veces conocen más de nuestros vinos que nosotros mismos.

No quisiera terminar esta nota sin expresar mi completa fascinación por la experiencia que significó nuestra visita al Parque Nacional Torres del Paine. Confieso que por la época del año (a fines de mayo) no me había hecho muchas ilusiones de poder ver algo parecido a lo que uno observa en fotografías turísticas, tomadas en perfectas condiciones de clima. Pensaba que si alcanzaba a entrever algo de sus magníficos macizos montañosos ya me daría por satisfecha.

Parque Nacional Torres del PainePero tuvimos suerte: a lo largo de una jornada pudimos experimentar prácticamente las cuatro estaciones del año, o, como dicen los lugareños, advertir en un solo día los cambios de humor del tiempo… El viento incesante empujaba las nubes permitiendo que las montañas se asomaran o escondieran detrás de un tenue velo nuboso, lo que parecía acentuar la fuerza telúrica del paisaje. Ni que decir de la maravillosa luz invernal, que de tan tendida entregaba una luminosidad conmovedora al entorno, marcado por la presencia de agua, hielos y vegetación patagónica. Una experiencia vital, que recomiendo especialmente a quienes aman la naturaleza en sus expresiones más agrestes.

Témpanos en lago Grey(Fotografías de Harriet Nahrwold)